sábado, 6 de agosto de 2016

Pensamientos construidos en Grecia, lejos de ti.

Odio echar de menos lo bueno, me mata por dentro.
Me retuerce el estómago, me da tiempo para pensar. En ti, en mí. En tu pasado, mi pasado. En nosotros, nuestro futuro. O tu futuro y mi futuro.

No lo sé, no me gusta pensar.
En si realmente me amas con tu alma, o sólo he sido la tonta delante de tu arma.
En si tuve suerte yo, o la tuviste tú. O los dos.

Egoísta, ¿quién es más egoísta de los dos: tú por no quererme porque no quieres, o yo por querer que me quieras más?
Egoístas los dos.

Ya te digo, no soporto la distancia, me hace conspirar demasiado.
qué cosas habrás hecho ya en el pasado que me ocultes, qué cosas estarás haciendo en el presente que me ocultas, qué cosas harás en el futuro que me ocultarás.
Es que va en serio, no me gusta pensar.

Porque mi imaginación va más allá de lo legal, de lo leal y de lo real. Porque luego tengo pesadillas y entonces ya sí que la liamos. Porque algo me dice que más de la mitad de lo que se me pasa por la cabeza es cierto, y eso no me gusta.
Ni un poco.

No me obligues a pensar.
A no ser que te obligues a cuidar mi alma.
Entonces pensaré todo lo que tenga que pensar, y me dejaré de preocupar por los daños que provoca mi imaginación.

WhatsApp Image 2016-11-19 at 19.59.59.jpeg

FOLLOW BY EMAIL